¡Bienvenidas las legumbres! Sí, porque este alimento que durante décadas fue protagonista en nuestras comidas había sido desterrado de nuestras mesas. Pero sus años de ausencia ya son historia antigua, porque la nueva tendencia es que las legumbres pisan más fuerte que nunca. Ya sea en guisados invernales, ensaladas frescas veraniegas o en salsas para acompañar nuestras comidas 

Clásicas y modernas 

Tradicionalmente, las legumbres han estado en casi cualquier mesa con protagonismo total en una larga serie de platos típicos de la gastronomía española. Pero este alimento, alguna vez tildado de “humilde”, hoy ha cambiado su perfil y ocupa un lugar de referencia en las mesas de los restaurantes más exclusivos del mundo. Cocidos, caldospotajes, fabadas…son solo algunos de los platos de invierno que hoy se guisan a diario independientemente de la época del año en la que te encuentres.  

Pero esta no es la única forma de disfrutar las legumbres. Hoy forman parte de las ensaladas más variadas y exquisitas, guardándose un lugar especial en los restaurantes gourmet y de comida naturista. Su versatilidad nos permite combinarlas con hortalizas, mariscos, pescados y chacinas, ofreciendo una enorme variedad de combinaciones que se ajustan a todos los gustos. Incluso han marcado tendencia en el tapeo, en el solicitado mundo de las croquetas y hasta forman parte del menú de las hamburgueserías más prestigiosas.  

Pero no solo son un plato fuerte. Cada vez es más común verlas en forma de patés, salsas y mayonesas vegetales. Ya sea para acompañar una carne o para darle un giro a tus comidas, aliñadas con comino y un poco de AOVE o acompañadas con yogur griego, para quienes se atreven a ir un poco más lejos.  

Es un hecho: las legumbres se están poniendo de moda y veremos mucho de ellas en los próximos años. ¿Qué esperas para dejarlas entrar en tu menú?