De repente, la realidad de la pandemia nos ha obligado a buscar maneras más creativas de llegar a los hogares. Formas que nos permitan seguir haciendo lo que nos apasiona y acercando lo mejor de la naturaleza. Para el sector gastronómico, reinventarse fue una necesidad quizás más inminente que en otros sectores también abatidos por la crisis sanitaria, y son muchos los restaurantes que están implementando ideas creativas para adaptarse a los nuevos cambios.

De la cocina del chef, a tu mesa

Los chefs de todo el país, incluso los más renombrados y premiados con estrellas Michelin, ya han puesto sus cocinas a toda marcha para funcionar en forma de delivery o take away. Las redes sociales, las aplicaciones de pedidos a domicilio y los sitio web personalizados se convirtieron en el principal canal para acercar lo mejor de la alta cocina a las familias.

Para el comensal, esta medida se convirtió en una oportunidad de probar las obras maestras de los profesionales más renombrados del mundo culinario español y de disfrutar de sofisticados platos en la tranquilidad del hogar. Una medida valiosa hasta que la situación se normalice por completo y la Guía Michelin se adapte conforme a la evolución de la pandemia en cada país, con alternativas flexibles y realistas.

Algunos emprendedores y dueños de restaurantes, ya contemplan la idea de implementar un delivery más enfocado en la experiencia, como la de ofrecer un servicio de personalizado a domicilio. Con todas las medidas de prevención que harán foco en esta nueva etapa, los comensales podrán disfrutar de un servicio exclusivo, de la mano de profesionales que cocinan un menú al gusto y requerimientos de la velada.

Las tiendas de alimentación también se han adaptado a este nuevo contexto. Han adoptado una nueva modalidad en la que los productos más frescos, a veces provenientes de huertos propios, se abren paso en los hogares a través de cestas de productos especialmente seleccionados para cada cliente, vendidos a través de servicios de venta online.

Construyendo puentes

Estos duros días nos han enseñado algo: en esa reinvención obligada hemos redescubierto la importancia de construir nuevos vínculos que conecten al ambiente gastronómico con más personas. Estamos aprendiendo mucho de nosotros mismos y de nuestras sociedades en muy poco tiempo.

En esos nuevos canales que se han abierto, se han afianzado las relaciones con los clientes de siempre y, a pesar de todo prospecto, también se han entablado nuevas. Uno de los aspectos que rescatamos es cómo la gastronomía, a pesar de la situación, ha conseguido reinventarse también para contribuir de algún modo en esta crisis, construyendo puentes y ayudando al personal de salud y a los más perjudicados por la pandemia… Cada uno, desde nuestro lugar, hemos sido capaces de sumar en este caos.

Una reflexión que llega en este momento, precisamente cuando acabamos de donar el 10% de nuestras ventas de junio a la ONG “Adopta a un Abuelo”, para ayudar a los abuelos afectados por la pandemia. Ansiamos que acciones como éstas se vuelvan un hábito para todas las empresas. Estamos seguros de que todos saldremos doloridos de esta pandemia, pero más solidarios y humanos que nunca.