Abrir y comer. Así de fácil es incorporar snacks saludables a tu dieta. Hoy, la comida real pisa fuerte y el mundo del picoteo no se muestra indiferente. Según los expertos en nutrición, para que tu picoteo sea considerado “saludable”, además de ser delicioso y aportar saciedad, debe brindar la mayor cantidad de nutrientes posible. ¿No tienes tiempo para ocuparte de planificarlos? No te agobies. A continuación, te descubrimos algunos de los snacks que puedes conseguir en porciones individuales en cualquier supermercado:

Los loncheados ibéricos: deliciosos y saludables

Cada tipo de jamón posee sus propias características y su calidad varía según la genética del animal y tipo de alimentación. Los jamones ibéricos de Castro y González provienen de los ejemplares más puros, que han disfrutado de las tiernas bellotas y hierbas durante dos montaneras. Los aportes nutricionales son enormes. Proporcionan ácido oleico, una grasa saludable que reduce el colesterol malo y aumenta el bueno, proteínas, minerales como magnesio, zinc y calcio, y vitaminas de la B1 a la B6. ¡Ya verás como el picoteo se volverá tu momento preferido!

Edamame: El snack saludable que está de moda

El edamame es tendencia. Este alimento, ampliamente recomendado por Carlos Ríos, pionero del concepto de comida real, se convirtió en uno de los snacks más saludables que puedes incorporar a tu dieta. Las vainas de soja aportan proteínas, hierro y calcio y son ricas en antioxidantes. Las encontrarás fraccionadas en porciones individuales en los estantes del supermercado, junto a otras opciones saludables como bastones de zanahoria, apio, pepino o tomates cherry. ¡No tienes excusa!

La fruta siempre es una buena alternativa

Es rica, nutritiva, económica… ¡y viene en su propio envase! Simplemente coge unas ciruelas o unas mandarinas antes de comenzar tus actividades y tendrás siempre a mano una opción saludable. También puedes optar por frutos rojos ya fraccionados en porciones individuales o por una macedonia.

Ten en cuenta que los expertos recomiendan que comas la fruta entera. Así incorporarás fibra a tu organismo, que aporta saciedad y sensación de plenitud.

Un clásico, los frutos secos

Las almendras, nueces, castañas y avellanas son una excelente alternativa para tener siempre a mano. Aportan grasas saludables, vitaminas del grupo B y E, proteínas, fibra y minerales como hierro, magnesio, potasio, fósforo, calcio y zinc. Además, un puñado de frutos secos es suficiente para saciar tu hambre.

El picoteo saludable está revolucionado la forma en la que consumimos alimentos. ¿Estás listo para cambiar las chucherías o patatas chips por opciones saludables y nutritivas?