Los jamones ibéricos de bellota que conforman la despensa de Castro y González cuentan con un sabor único y excepcional fruto de la crianza de los cerdos en las dehesas de Salamanca, Sevilla, Córdoba y Extremadura.

Sin embargo, para degustar en todo su apogeo de sabor cada loncha es imprescindible que el corte de cada bocado se haga de una manera correcta. Cuanto mejor se corte el jamón, más se podrán apreciar todos los matices y toda la esencia de este producto.

Y desde estas páginas electrónicas que Castro y González ofrece, también queremos rendir un homenaje a los cortadores de jamón y a la labor que desempeñan para que el consumidor pueda degustar nuestro producto de la manera más apropiada.

Por eso, Castro y González apoya a los cortadores con la celebración y patrocinio de un concurso de cortadores en Valencia y con la presencia de su marca y de sus cortadores en numerosos eventos sociales y culturales de toda España.

Maestros cortadores para el loncheado de Castro y González

Castro y González cuenta en sus instalaciones de Guijuelo con maestros cortadores de jamón ibérico que cada día lonchean el producto que después se puede consumir envasado en paquetes de 80 y 100 gramos. Esos mismos cortadores acuden a encuentros y eventos para ofrecer el producto. Lonchas de 5 gramos, finas, rectangulares en la medida de lo posible, que permiten a las papilas gustativas atender todos los matices y contrastes de la alimentación natural y saludable que nutren a los ejemplares.

Además, desde Castro y González apelamos a la profesionalización de los cortadores de jamón, a que sean aquellos que aman esta profesión los que cada día se pongan delante de una pata y puedan ofrecerla a los consumidores de la mejor manera. En restaurantes, en tiendas gourmet y delicatessen deben ser los especialistas quienes extraigan de cada jamón las lonchas perfectas.

También nos gusta ver a los cortadores de jamón en eventos y actos especiales. Se trata de una manera de agasajar a los invitados, de ofrecerles lo mejor para celebrar, conmemorar o simplemente compartir buenos momentos.

Así que desde Castro y González queremos agradecer a todos esos maestros y profesionales el amor y la pasión que ponen en su tarea diaria, comparable al amor y la pasión que ponemos nosotros en la elaboración de nuestros jamones ibéricos de bellota.