Los mejores productos de bellota son el resultado de una suma de cuidados. Uno de los aspectos fundamentales, además de una genética impecable y un saber hacer centenario, sin duda, es el entorno en el que los cochinos se desarrollan. ¿Qué influencia tiene la dehesa de Castro y González en la creación de los productos ibéricos de bellota más exclusivos? ¿Qué sabes acerca del entorno natural del cerdo ibérico? ¡Vamos a descubrirlo!

Un ecosistema complejo para un placer sofisticado 

Este paisaje cultural, característico del Este y Sudeste de la Península Ibérica, alberga bosques de árboles centenarios, como nuestra encina Castro y González, que con sus más de 600 años de vida está catalogada por la Junta de Castilla y León como un árbol singular. Entre pastos y matorrales, estanques, setas y los tiernos frutos de nuestros árboles, los cochinos desarrollan todo su potencial, en perfecta armonía con la naturaleza.

Una de las características que más nos enamora de este entorno es que fusiona lo mejor de dos mundos. Porque la dehesa es un ecosistema complejo no puede catalogarse como un espacio ni silvestre ni cultivado: la intervención humana ha creado un sistema singular y de sofisticado equilibrio. Allí convive la naturaleza salvaje con la explotación humana tradicional, junto a la agricultura, la silvicultura y el pastoreo. Un bosque humanizado que combina armoniosamente el trabajo del hombre y la riqueza de la naturaleza.

Entre desmoches y olivados

Desde Castro y González, atesoramos el equilibrio entre el hombre y la naturaleza hace tres generaciones. Cuando llega el momento oportuno, nos ocupamos de la poda y el cuidado de nuestros árboles. Uno por uno. El desmoche es un proceso que nos permite conseguir las copas más frondosas, lo suficientemente amplias para que las bellotas crezcan sin límites. A través de una poda más frecuente, el olivado, limpiamos el árbol y lo preparamos para alargar la vida de nuestras arboledas.

Un cuidado que las encinas, alcornoques y quejigos de nuestra dehesa retribuyen con los frutos de la más alta calidad para nuestros cochinos ibéricos de raza más pura. Y un regalo de la naturaleza que se traduce en los productos de bellota más deliciosos y nutritivos, que llegan a tu mesa para acercarte una porción de este entorno extraordinario de nuestro país. ¿Te gustaría saber más sobre este bosque humanizado que da origen a nuestros productos? ¡Sumérgete en la visita virtual a nuestra dehesa!