Quienes prueban unas lonchas de un Castro y González “Selección”, perciben en su aspecto unas características que les recuerdan a nuestro Jamón de Bellota 75% Ibérico Castro y González. ¿Cómo es esto posible? En este artículo te contamos las características de un jamón que promete hacerte viajar a nuestras dehesas. 

El punto de partida

Nuestro Jamón “Selección” parte de la genética más cuidada de nuestros ejemplares 75% ibéricos. Como verás, es exactamente el mismo animal que utilizamos para elaborar el Jamón de Bellota 75% Ibérico Castro y González, una de nuestras líneas más exclusivas (además del Jamón de Bellota 100% Ibérico Castro y González, claro). Esto explica, en parte, la similitud en la apariencia de ambos jamones. Sin embargo, a partir de los 2 años de vida, los cochinos vivirán estilos de vida muy similares, pero se diferenciarán en un aspecto crucial: la alimentación.

Pastos, la mejor selección de cereales…y algo más

Como sabes, la alimentación a base de puras bellotas es uno de los requisitos que debe cumplir un gran Jamón de Bellota. El Jamón Castro y González “Selección”, en cambio, se elabora a partir de cochinos que han sido alimentados a base de pastos, cereales de alta calidad, y todos los recursos de la dehesa, incluida la bellota, si bien no ha alcanzan su peso óptimo solo a base de este fruto.

Un estilo de vida único

Al igual que los cochinos con los que elaboramos nuestros Jamones de Bellota, los “Selección” también disfrutan de la buena vida. Suelen tomar largos paseos por la dehesa, frescos baños en nuestras charcas y dejarse llevar por la paz del entorno, lo que usualmente acaba en una siesta bajo la sombra de alguna de nuestras encinas.

Un producto final superior

Las características que aporta esa alimentación, la genética y el estilo de vida del animal, se potencian con el saber hacer de la familia Castro y González. Después de un exhaustivo análisis de las piezas, controles de PH, temperatura y grado de grasa, los jamones atravesarán un proceso de curación mínimo de 36 meses, monitoreado por los maestros jamoneros más exigentes.

Una vez estés frente a un Jamón Castro y González “Selección”, te llamará la atención una pezuña negra y gastada por los largos paseos en la dehesa. Verás cómo su parte grasa es ligeramente más oscura que la de los Jamones de Bellota Castro y González y que la proporción de ésta es menor, dotándolo de un bouquet más suave, aunque dispuesto a transportarte directo a nuestras dehesas. Una obra maestra que querrás tener siempre a mano para darte la buena vida.

¿Te atreves a vivir la experiencia Castro y González “Selección”? Recíbelo en solo unos días en la comodidad de tu hogar.