Nuestra línea Fusión sugiere una experiencia nueva, diferente, compleja. Su sabor es fruto de una actitud: la de ir más allá, la de atreverse a explorar nuevos caminos hasta alcanzar la excelencia. Y, para hacerlo realidad, hemos trabajado a partir de la sólida tradición que recorre todo el Oeste español. Desde Guijuelo a Jabugo, pasando por las dehesas extremeñas, hasta dar con un sabor decididamente diferente y moderno, con una magia especial. Es un jamón fuera de norma. ¿Sabes por qué Fusión es una joya de la naturaleza?

La genética, el punto de partida

Las singularidades de nuestros jamones y paletas Fusión tienen sus raíces en la genética. Nos aseguramos una calidad excepcional y constante de las carnes a través de un control genético minucioso. Porque sabemos que ese es el punto de partida para que cada pieza presente una buena infiltración de la grasa dentro del músculo, con ese veteado fino y homogéneo característico de nuestra producción. 

Un paisaje único

Hay algo más que define la calidad de nuestras carnes en esta primera instancia: nuestra dehesa salamantina.  Los frutos secos que ofrece este bosque mediterráneo, junto con la hierba y el cereal de nuestros campos constituyen el alimento de nuestros animales durante su último año de vida y definen los valores organolépticos sobre los que creamos Fusión. 

El saber hacer de Castro y González

Partiendo de una materia prima de una calidad excepcional, se abren las puertas de un proceso de elaboración que inicia con el salado y acaba con la curación. El primer año de curación de los productos Fusión se realiza en nuestras instalaciones de la localidad de Guijuelo, entre la Sierra de Francia y la de Gredos. Esta ubicación, a más de 1.100 metros sobre el nivel del mar, ofrece un clima frío, seco y de temperatura uniforme.

Esas condiciones climáticas nos permiten trabajar con un nivel bajo de sal. De este modo logramos que nuestros productos expresen directamente y sin máscaras los aromas de los frutos secos, pastos y cereales que alimentaron a nuestros ejemplares. 

El toque final

El proceso de Fusión se completa curando las piezas durante 24 meses más en las sierras de Huelva, allí donde las brisas y las borrascas del Atlántico encuentran su primer obstáculo al entrar en la Península. En ese lugar tan especial, la humedad que viene del océano y la que aportan las lluvias de otoño y primavera hacen la magia.

Una magia que convierte a este jamón fuera de norma en algo más que en una propuesta diferente. Fusión es saber que hay que apartarse de las convenciones para poder conseguir un placer único, más profundo, más intenso. Es una alquimia especial que despierta todos tus sentidos y premia nuestros esfuerzos.

¿Te atreves a vivir la experiencia Fusión? Visita nuestra Tienda Online