Si te interesa la comida saludable, seguramente hayas oído hablar acerca de los superalimentos. Y si no eres una persona especialmente devota de la alimentación saludable, es posible que también, porque esta tendencia invade las pantallas y los estantes de los supermercados. ¿Qué diferencia a unos alimentos de este tipo de otros alimentos? ¿Existen los superalimentos realmente o estamos ante un simple término comercial?

Como indica la palabra, un “superalimento” cuenta con propiedades nutricionales altamente superiores a otros alimentos, ya que integran altas concentraciones de antioxidantes, grasas saludables o vitaminas. Bajo esta categoría encontramos a la quinoa, bayas de goji, ajo negro, açaí, semillas de chía, té de maca, aceite de coco, espirulina, kale, incluso nuestro Jamón de Bellota 100% Ibérico podría ser considerado, por definición, un superalimento (ya te contamos sobre sus beneficios nutricionales en este artículo).

Esto es lo que dicen los expertos

La superioridad de estos alimentos frente a otros es muy cuestionada por la comunidad científica. En principio, porque tienen las mismas propiedades saludables que otros alimentos menos exóticos o exclusivos, con la diferencia de que unos entran en la categoría de “superalimentos” y otros no. No son más que una moda y el criterio para definirlos carece de rigor científico. Así lo explica la experta en Industria Alimentaria Gemma del Caño, en un artículo que puedes ver aquí.

¡Lamentamos decepcionarte! Pero los alimentos milagrosos no existen e incluirlos en tu dieta no significa que adelgazarás, que serás más activo o vivirás hasta los cien años. Básicamente, porque ningún alimento es capaz de garantizar eso. Sin embargo, no está de más tenerlos en cuenta, incorporarlos a tu dieta y acompañarlos de hábitos igual de saludables.

La clave para una vida saludable es una sola: ¡una dieta equilibrada! Según Miguel Ángel Lurueña, Doctor en Tecnología de los Alimentos y divulgador científico, los superalimentos se perciben con frecuencia como una manera de compensar una mala dieta y unos malos hábitos. Los expertos nos lo ponen claro: si lo que buscas es llevar una vida más saludable, no hay atajos. Sigue una dieta sana y equilibrada ¡y haz ejercicio!, siempre guiado por especialistas de la salud que sabrán qué plan alimentario y hábitos son los más indicados para ti.

Y tú, ¿acompañas el consumo de estos alimentos con hábitos saludables?