No hace falta ni preguntar cuál es el alimento rey en las fiestas navideñas y de fin de año. Sin duda alguna la corona se la llevará el jamón ibérico, no cualquier jamón. Las mejores piezas son las elegidas para estos momentos en los que nos reunimos con nuestros seres más queridos y queremos compartir lo mejor con ellos.

Comprar jamón ibérico en Navidad es un clásico, pero es curioso, siempre sorprende. Decimos sorprende igual que podríamos haber dicho alegra o emociona, y es que una casa sin jamón en estas fiestas es como un poco impensable.

Es cierto que se le suele dar mil vueltas a lo que es la elección de la pieza, pero existen un par de consejos que no podemos dejar de daros.
El primero es que elijáis bien el tamaño de la pieza, ya que si el jamón es grande y no se va a consumir en un espacio de tiempo adecuado acabará estropeándose y la verdad esto es una verdadera lástima (o sacrilegio), por lo que si en casa no sois muchos tendréis otras opciones como comprar una paleta que es más pequeña y seguro daréis cuenta de ella durante las fiestas. Si lo que ocurre es que vais a viajar o no os lleváis bien con el cuchillo, lo más sencillo y práctico seria abastecerse de la cantidad necesaria de loncheados envasados al vacío. Existe también la ventaja de poder complementar el jamón con el resto de los productos ibéricos Castro y González: presa ibérica, lomo, chorizo, salchichón o nuestro morcón de bellota ibérico.

Productos que son una excelente opción, con la garantía de que seguro encantará a todos los comensales, un éxito asegurado acorde a las necesidades de cada uno. Gástate solo lo que necesites, disfruta de lo que realmente te gusta en la cantidad que precises. ¡Felices Fiestas!