La humanidad lleva miles de años usando las manos para comer. De hecho, recién en el siglo XVIII los cubiertos ganaron popularidad en Occidente y, en la actualidad, países como India, China y los del Sudeste Asiático mantienen la costumbre de comer con las manos. ¿Por qué no volver, aunque sea de vez en cuando, a usar nuestra herramienta más preciada para alimentarnos? El finger fooding ¡está de moda!

Cubiertos para qué los quiero, si tengo manos para comer

El finger fooding es una tendencia gastronómica que consiste en presentar la comida en pequeñas porciones que se pueden tomar fácilmente con los dedos de la mano. Hablamos de canapés, lonchas, trozos o presentaciones en envases descartables o comestibles: cualquiera de estos formatos es ideal para una velada donde tus invitados podrán escoger de varios platos.

Es una cuestión de comodidad. Porque esta manera tan práctica de comer permite crear ambientes más distendidos, elegantes y satisfacer a tus comensales con una amplia variedad de delicias. Además, puedes crear presentaciones más atractivas y tendrás la seguridad de que todos tus comensales encontrarán algo que les apetezca degustar.

Algunas ideas…

Esta tendencia brinda la versatilidad necesaria para adecuarse a lo que tú prefieras. ¿Lo mejor? ¡No hay límites! Deja volar tu imaginación y conseguirás resultados espectaculares. Puedes planear una velada con aires asiáticos o árabes, adecuando las comidas a cada caso y haciendo hincapié en presentaciones que primero entren por los ojos. ¡El secreto es poner toda tu paciencia y actitud en la composición de los platos!

Otra opción es cortar unas lonchas de Jamón de Bellota 75% Ibérico Castro y González, una variedad de quesos y frutos secos, olivas y algunas frutas que combinan muy bien, como higos y melón. Puedes comprar un pan delicioso, preparar algunas salsas y armar mini hamburguesas Castro y González, ¡tus comensales estarán encantados! ¿Qué te parece esta tendencia?

Si preparas una mesa especial de finger food, ¡súbela a tus
redes sociales y etiquétanos!