Una receta riquísima que nos servirá como guarnición para cualquier tipo de carne, pescado o huevos… además, con pocas calorías.
Ingredientes:
• 8 Champiñones grandes
• 1 Puerro
• 1 Taza pequeña (de las de café) de Vino Blanco
• 80 grs. de jamón ibérico Castro y González
• 125 grs. de queso Gouda light (en una pieza)
• 15 grs. de queso en polvo tipo parmesano (1 cucharada)
• 1 Cucharada colmada de pipas de girasol
• AOVE y Sal
• Perejil fresco para decorar
Preparación:
Encendemos el horno a 200º. A continuación, loncheamos todo el taco de queso gouda con cortadas de medio cm. de grosor por 6 cms. de largo aproximadamente. Reservamos 8 lonchas y el resto las picamos a trocitos pequeños.
Ahora, volvemos a la sartén que está reduciendo el vino, y echamos los taquitos de jamón, damos una vuelta y enseguida que tomen color, añadimos los taquitos de queso, y la cucharada de pipas. Removemos hasta que veamos que casi ya no queda líquido o éste se ha vuelto denso. Este proceso de densidad se hace en pocos minutos.
Cuando veamos que ya está evaporado el líquido y en su lugar han quedado los ingredientes melosos, apagamos el fuego. Ahora rellenamos los sombreros de los champiñones con el relleno de la sartén. Ponemos las lonchitas que habíamos reservado dentro del relleno de los champiñones. Espolvoreamos de queso en polvo, y ponemos en un recipiente apto para el horno. Los introducimos en el horno en la zona media, con calor arriba y abajo a 150º durante 15-20 min, o hasta que veáis que el queso se ha fundido y esta dorado. (La loncha de queso tiene que sobresalir de manera que cuando se funda en el horno quedará de lo más vistoso).
Ahora podemos servirlos calentitos, o bien como tapita y aperitivo, o bien como guarnición.
Salpique ligeramente con unas gotas de AOVE.

Fuente: Laempanalightdebego