Los aminoácidos esenciales son la base de las proteínas.  ¿Y esto qué quiere decir?

En la mayoría de procesos biológicos las proteínas tienen un papel fundamental. Enzimas, anticuerpos y hormonas constan de proteínas, al igual que la piel, el pelo y las uñas.

Las proteínas, al contrario de las grasas, no pueden ser almacenadas en el cuerpo y por ello han de ser suministradas de una manera regular.

Los pilares elementales de todas las proteínas son los aminoácidos. Existen 22 aminoácidos conocidos que son necesarios para el organismo. 13 de ellos los produce nuestro cuerpo y 9 son suministrados por los alimentos, estos últimos se conocen y consideran por su importancia como esenciales. Cuanto más variada y equilibrada sea la cantidad de estos, más alto será el valor biológico para nuestro cuerpo.

A través de una mezcla adecuada de aminoácidos de procedencia variada se puede conseguir un valioso complejo de proteínas como complemento nutritivo.

En el jamón ibérico se pueden combinar hasta 19 tipos de aminoácidos. Ácido aspártico, acido glutámico alanina, arginina, cistina, felilalanina, glicina, hidroxiprolina, histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, prolina, serina, tirosina, treonina, triptófano y valina. Todos ellos aminoácidos esenciales que no podemos sintetizar y que nuestro organismo precisa. Si un adulto sano requiere de 40 a 60 grs. de proteínas al día, 150 rs.g de jamón ibérico cubrirían esas necesidades, aportando 45,75 grs. de proteínas.

Las proteínas del jamón ibérico son usadas por nuestro organismo para formar músculos y son necesarias para mantener la masa muscular. Una fuente perfecta para deportistas, personas mayores y niños en periodo de crecimiento.