¿Quieres comprar un Jamón Castro y González y no sabes por dónde comenzar? ¡No te preocupes! En este artículo te describimos las variedades preferidas de nuestros clientes y cuál es el universo que se esconde detrás de cada uno de ellos. ¡Toma nota!

Jamón Castro y González “Selección”

Esta variedad de jamón tiene la característica de que escapa a la norma del ibérico. Y este es el motivo: ¡es muy superior a un jamón etiqueta verde!

Cuando tengas este jamón en tu mesa, tendrás la certeza de que proviene de los mejores cerdos 75% ibéricos. Estos cochinos han disfrutado de un estilo de vida sin igual: largos paseos por la dehesa, baños en nuestras charcas y la paz del entorno. Además, han sido alimentados a base de pastos y una selección cuidada de los mejores cereales, aunque también han disfrutado de algunos restos de bellotas, raíces y setas.

Al final de este proceso, el Jamón Castro y González “Selección” ofrece un aroma a campo, un sabor dulce y ligero al paladar, con un color rojo burdeos con vetas blancas, finas y alargadas. Un placer que se saborea mejor con un buen vino blanco, cava o champagne, rodeado de los tuyos.

Jamón Castro y González “Fusión”

El Jamón Castro y González “Fusión” es una propuesta elegante y refinada, compleja y llena de matices que nace de una actitud: la de no conformarse, la de atreverse a avanzar, a explorar, a innovar. Una aventura que parte de un cerdo 75% ibérico, con un estilo de vida y alimentación idéntico al “Selección”. ¿El secreto? Una curación que es alquimia pura.

Es que un Castro y González “Fusión” reposa durante 18 meses en nuestras bodegas, donde se templa en las frías y constantes temperaturas de Guijuelo. Es allí donde toma un sabor dulce y se prepara para iniciar un viaje hacia las sierras de Huelva, para fundirse con las nieblas del Atlántico durante 18 meses, más tomando fuerza y profundo bouquet. ¡Solo apto para los que buscan probar algo diferente y exquisito!

Jamón de Bellota 75% y 100% Ibéricos Castro y González

Ambos productos parten de una premisa que constituye un pilar fundamental en Castro y González: la genética más cuidada. Ese es nuestro punto de partida para que cada pieza presente una buena infiltración de grasa saludable dentro del músculo.

Por un lado, para elaborar nuestro Jamón de Bellota 100% Ibérico, partimos de ejemplares 100% raza ibérica. El carácter de estos cochinos, tan próximos al animal salvaje, los lleva a disfrutar de las bellotas que encuentran a su paso, así como los pastos que crecen en las fincas que recorren libremente, siempre al cuidado de nuestros expertos.

Por otro lado, nuestro Jamón de Bellota 75% Ibérico se elabora a partir de animales con el mismo grado de pureza que los utilizados para elaborar los Jamones Castro y González “Selección” y “Fusión”. Pero, a diferencia de las variedades antes mencionadas, los jamones de bellota son únicos por la calidad de la alimentación de los cerdos, que corretean libremente por nuestras dehesas y se alimentan a base de bellotas, pastos, setas y raíces.

Cada uno, a su manera, nos deleita con un color intenso y brillante, que deja entrever unas pinceladas de vetas blancas en su textura, señal de los numerosos beneficios que aporta la bellota. Además, es posible apreciar un aroma intenso y persistente, junto a matices de frutos secos y naturaleza, mostrando así un jugoso equilibrio entre el grado de salinidad y una curación cuidada por los Maestros Jamoneros más exigentes. ¿Cuál de estas variedades probarás primero?

¡Haz clic aquí y consíguelos en nuestra tienda online!

¿Acabas de descubrir los cortes frescos del cerdo ibérico? Te descubrimos las características de dos cortes estrella: el Secreto y la Pluma de Bellota 100% Ibéricos Castro y González para que aprendas a cocinarlos conservando sus inconfundibles aromas y sabores. ¡Vamos allá!

El Secreto de Bellota 100% Ibérico Castro y González

Este popular corte se encuentra en el extremo superior de la falda, escondido entre la paletilla y la panceta del cerdo ibérico. Parece que de esa ubicación oculta deriva su nombre. El Secreto de Bellota 100% Ibérico Castro y González contiene una gran proporción de grasa infiltrada y por ello, al prepararlo a la plancha -que es como más se lo disfruta-, se expanden los aromas que el cochino ha incorporado gracias a sus cuidados y alimentación a base de tiernas bellotas.

¿Cómo lo preparas? Este corte ibérico, que puedes conseguir en nuestra tienda online, se disfruta mejor:

  • A la plancha
  • A la parrilla
  • Asada en el horno
  • Hamburguesas y albóndigas caseras
  • Guisos y arroces.
  • También es ideal para cocinar a baja temperatura ¡disfrutaras de un plato que se desarma con el tenedor!

Haz clic aquí para acceder a una receta que te encantará.

Pluma de Bellota 100% Ibérica Castro y González

Esta pieza pequeña y delicada condensa lo mejor de nuestras dehesas. Situada en la parte posterior del lomo, en ocasiones se la deja unida a él para la elaboración de embutidos de máxima calidad. Se encuentra entre las paletillas y resulta muy equilibrada entre la cantidad de carne magra y las vetas de grasa.

La Pluma de Bellota 100% Ibérica Castro y González es un corte muy demandado y con la personalidad suficiente para conquistar a los comensales más exigentes. ¿Te atreves a cocinar este manjar gourmet? Te lo ponemos fácil, puedes cocinarla:

  • A la parrilla, vuelta y vuelta
  • A la plancha, a fuego fuerte, para disfrutar de una carne dorada por fuera e increíblemente tierna por dentro

¡Haz clic aquí para recibir los mejores cortes ibéricos Castro y González en tu casa! Y prepárate para disfrutar de la delicada gama de aromas y sabores que nos permiten viajar con la imaginación hasta la dehesa donde se criaron estos animales.

La humanidad lleva miles de años usando las manos para comer. De hecho, recién en el siglo XVIII los cubiertos ganaron popularidad en Occidente y, en la actualidad, países como India, China y los del Sudeste Asiático mantienen la costumbre de comer con las manos. ¿Por qué no volver, aunque sea de vez en cuando, a usar nuestra herramienta más preciada para alimentarnos? El finger fooding ¡está de moda!

Cubiertos para qué los quiero, si tengo manos para comer

El finger fooding es una tendencia gastronómica que consiste en presentar la comida en pequeñas porciones que se pueden tomar fácilmente con los dedos de la mano. Hablamos de canapés, lonchas, trozos o presentaciones en envases descartables o comestibles: cualquiera de estos formatos es ideal para una velada donde tus invitados podrán escoger de varios platos.

Es una cuestión de comodidad. Porque esta manera tan práctica de comer permite crear ambientes más distendidos, elegantes y satisfacer a tus comensales con una amplia variedad de delicias. Además, puedes crear presentaciones más atractivas y tendrás la seguridad de que todos tus comensales encontrarán algo que les apetezca degustar.

Algunas ideas…

Esta tendencia brinda la versatilidad necesaria para adecuarse a lo que tú prefieras. ¿Lo mejor? ¡No hay límites! Deja volar tu imaginación y conseguirás resultados espectaculares. Puedes planear una velada con aires asiáticos o árabes, adecuando las comidas a cada caso y haciendo hincapié en presentaciones que primero entren por los ojos. ¡El secreto es poner toda tu paciencia y actitud en la composición de los platos!

Otra opción es cortar unas lonchas de Jamón de Bellota 75% Ibérico Castro y González, una variedad de quesos y frutos secos, olivas y algunas frutas que combinan muy bien, como higos y melón. Puedes comprar un pan delicioso, preparar algunas salsas y armar mini hamburguesas Castro y González, ¡tus comensales estarán encantados! ¿Qué te parece esta tendencia?

Si preparas una mesa especial de finger food, ¡súbela a tus
redes sociales y etiquétanos!

Si te interesa la comida saludable, seguramente hayas oído hablar acerca de los superalimentos. Y si no eres una persona especialmente devota de la alimentación saludable, es posible que también, porque esta tendencia invade las pantallas y los estantes de los supermercados. ¿Qué diferencia a unos alimentos de este tipo de otros alimentos? ¿Existen los superalimentos realmente o estamos ante un simple término comercial?

Como indica la palabra, un “superalimento” cuenta con propiedades nutricionales altamente superiores a otros alimentos, ya que integran altas concentraciones de antioxidantes, grasas saludables o vitaminas. Bajo esta categoría encontramos a la quinoa, bayas de goji, ajo negro, açaí, semillas de chía, té de maca, aceite de coco, espirulina, kale, incluso nuestro Jamón de Bellota 100% Ibérico podría ser considerado, por definición, un superalimento (ya te contamos sobre sus beneficios nutricionales en este artículo).

Esto es lo que dicen los expertos

La superioridad de estos alimentos frente a otros es muy cuestionada por la comunidad científica. En principio, porque tienen las mismas propiedades saludables que otros alimentos menos exóticos o exclusivos, con la diferencia de que unos entran en la categoría de “superalimentos” y otros no. No son más que una moda y el criterio para definirlos carece de rigor científico. Así lo explica la experta en Industria Alimentaria Gemma del Caño, en un artículo que puedes ver aquí.

¡Lamentamos decepcionarte! Pero los alimentos milagrosos no existen e incluirlos en tu dieta no significa que adelgazarás, que serás más activo o vivirás hasta los cien años. Básicamente, porque ningún alimento es capaz de garantizar eso. Sin embargo, no está de más tenerlos en cuenta, incorporarlos a tu dieta y acompañarlos de hábitos igual de saludables.

La clave para una vida saludable es una sola: ¡una dieta equilibrada! Según Miguel Ángel Lurueña, Doctor en Tecnología de los Alimentos y divulgador científico, los superalimentos se perciben con frecuencia como una manera de compensar una mala dieta y unos malos hábitos. Los expertos nos lo ponen claro: si lo que buscas es llevar una vida más saludable, no hay atajos. Sigue una dieta sana y equilibrada ¡y haz ejercicio!, siempre guiado por especialistas de la salud que sabrán qué plan alimentario y hábitos son los más indicados para ti.

Y tú, ¿acompañas el consumo de estos alimentos con hábitos saludables?

¿Cuántas historias hemos compartido en casa durante esos días de aislamiento? Si hay algo que nos ha enseñado esta experiencia es la importancia de las pequeñas cosas. A redescubrir y fortalecer nuestras relaciones, a valorar cada conversación (aunque sea virtual) e instalar conscientemente momentos especiales. Y también hemos descubierto que la buena vida en casa ¡es posible!

Instalar buenas sensaciones en el hogar

El hogar se reivindica como un espacio que da lugar a un despliegue de sensaciones agradables. Cada uno la ha adaptado al nuevo contexto, implementando algunas modificaciones. Por ejemplo, con la creación de un lugar de la casa ideal para la lectura, otro para trabajar o espacios versátiles que se adaptan a las actividades de toda la familia, incluso de los más inquietos. Pero, sin duda, en el redescubrimiento de los espacios se fortalece la idea de que el hogar es el territorio de bienestar y tranquilidad de cada familia, así como también un lugar donde podemos seguir viviendo la buena vida.

Porque la cocina se ha convertido en nuestra sala de terapia, y ese lugar que oscila entre oficina, sala de estar o de juegos, en restaurante. Algunas personas continúan disfrutando la buena vida y dejan entrar a los chefs en sus hogares a través de la modalidad del take away o delivery. Muchas otras, han adoptado nuevos hábitos de compra para que los productos más frescos puedan llegar a su mesa, como cestas con productos recién cosechados o de elaboración artesanal.

Ese momento del aperitivo, esa cena en familia o el simple hecho de cocinar un plato con dedicación se volvió aún más especial. Se ha convertido en puro disfrute, en una manera de desconectar de tus obligaciones y vivir un momento único con los tuyos. Es posible que, cuando podamos volver a viajar y a disfrutar de la libertad sin límites, también querremos volver a nuestro hogar. Porque ya no la veremos como una cárcel más o menos cómoda, sino como un territorio donde también hay espacio para la buena vida.

Un sentido diferente

Desde el primer momento, nos pusimos a toda marcha para gestionar los pedidos de nuestra tienda online y para buscar alternativas que nos permitieran seguir acercando nuestros productos (y nuestras dehesas) a las familias. Una de esas acciones fue la incorporación de nuestras carnes frescas en la tienda, para seguir llevando lo mejor de la naturaleza en cada hogar y para que puedas seguir experimentando, paladeando y compartiendo la buena vida.

Después de esto, sabemos que nuestra propuesta de acercar productos ibéricos de bellota a la mesa de más personas adquiere un sentido diferente, porque está destinada a instalar la buena vida en casa y a crear momentos únicos, sin importar las circunstancias. ¿Cuál es tu forma preferida de vivir la buena vida en casa?

Los mejores productos de bellota son el resultado de una suma de cuidados. Uno de los aspectos fundamentales, además de una genética impecable y un saber hacer centenario, sin duda, es el entorno en el que los cochinos se desarrollan. ¿Qué influencia tiene la dehesa de Castro y González en la creación de los productos ibéricos de bellota más exclusivos? ¿Qué sabes acerca del entorno natural del cerdo ibérico? ¡Vamos a descubrirlo!

Un ecosistema complejo para un placer sofisticado 

Este paisaje cultural, característico del Este y Sudeste de la Península Ibérica, alberga bosques de árboles centenarios, como nuestra encina Castro y González, que con sus más de 600 años de vida está catalogada por la Junta de Castilla y León como un árbol singular. Entre pastos y matorrales, estanques, setas y los tiernos frutos de nuestros árboles, los cochinos desarrollan todo su potencial, en perfecta armonía con la naturaleza.

Una de las características que más nos enamora de este entorno es que fusiona lo mejor de dos mundos. Porque la dehesa es un ecosistema complejo no puede catalogarse como un espacio ni silvestre ni cultivado: la intervención humana ha creado un sistema singular y de sofisticado equilibrio. Allí convive la naturaleza salvaje con la explotación humana tradicional, junto a la agricultura, la silvicultura y el pastoreo. Un bosque humanizado que combina armoniosamente el trabajo del hombre y la riqueza de la naturaleza.

Entre desmoches y olivados

Desde Castro y González, atesoramos el equilibrio entre el hombre y la naturaleza hace tres generaciones. Cuando llega el momento oportuno, nos ocupamos de la poda y el cuidado de nuestros árboles. Uno por uno. El desmoche es un proceso que nos permite conseguir las copas más frondosas, lo suficientemente amplias para que las bellotas crezcan sin límites. A través de una poda más frecuente, el olivado, limpiamos el árbol y lo preparamos para alargar la vida de nuestras arboledas.

Un cuidado que las encinas, alcornoques y quejigos de nuestra dehesa retribuyen con los frutos de la más alta calidad para nuestros cochinos ibéricos de raza más pura. Y un regalo de la naturaleza que se traduce en los productos de bellota más deliciosos y nutritivos, que llegan a tu mesa para acercarte una porción de este entorno extraordinario de nuestro país. ¿Te gustaría saber más sobre este bosque humanizado que da origen a nuestros productos? ¡Sumérgete en la visita virtual a nuestra dehesa!

De repente, la realidad de la pandemia nos ha obligado a buscar maneras más creativas de llegar a los hogares. Formas que nos permitan seguir haciendo lo que nos apasiona y acercando lo mejor de la naturaleza. Para el sector gastronómico, reinventarse fue una necesidad quizás más inminente que en otros sectores también abatidos por la crisis sanitaria, y son muchos los restaurantes que están implementando ideas creativas para adaptarse a los nuevos cambios.

De la cocina del chef, a tu mesa

Los chefs de todo el país, incluso los más renombrados y premiados con estrellas Michelin, ya han puesto sus cocinas a toda marcha para funcionar en forma de delivery o take away. Las redes sociales, las aplicaciones de pedidos a domicilio y los sitio web personalizados se convirtieron en el principal canal para acercar lo mejor de la alta cocina a las familias.

Para el comensal, esta medida se convirtió en una oportunidad de probar las obras maestras de los profesionales más renombrados del mundo culinario español y de disfrutar de sofisticados platos en la tranquilidad del hogar. Una medida valiosa hasta que la situación se normalice por completo y la Guía Michelin se adapte conforme a la evolución de la pandemia en cada país, con alternativas flexibles y realistas.

Algunos emprendedores y dueños de restaurantes, ya contemplan la idea de implementar un delivery más enfocado en la experiencia, como la de ofrecer un servicio de personalizado a domicilio. Con todas las medidas de prevención que harán foco en esta nueva etapa, los comensales podrán disfrutar de un servicio exclusivo, de la mano de profesionales que cocinan un menú al gusto y requerimientos de la velada.

Las tiendas de alimentación también se han adaptado a este nuevo contexto. Han adoptado una nueva modalidad en la que los productos más frescos, a veces provenientes de huertos propios, se abren paso en los hogares a través de cestas de productos especialmente seleccionados para cada cliente, vendidos a través de servicios de venta online.

Construyendo puentes

Estos duros días nos han enseñado algo: en esa reinvención obligada hemos redescubierto la importancia de construir nuevos vínculos que conecten al ambiente gastronómico con más personas. Estamos aprendiendo mucho de nosotros mismos y de nuestras sociedades en muy poco tiempo.

En esos nuevos canales que se han abierto, se han afianzado las relaciones con los clientes de siempre y, a pesar de todo prospecto, también se han entablado nuevas. Uno de los aspectos que rescatamos es cómo la gastronomía, a pesar de la situación, ha conseguido reinventarse también para contribuir de algún modo en esta crisis, construyendo puentes y ayudando al personal de salud y a los más perjudicados por la pandemia… Cada uno, desde nuestro lugar, hemos sido capaces de sumar en este caos.

Una reflexión que llega en este momento, precisamente cuando acabamos de donar el 10% de nuestras ventas de junio a la ONG “Adopta a un Abuelo”, para ayudar a los abuelos afectados por la pandemia. Ansiamos que acciones como éstas se vuelvan un hábito para todas las empresas. Estamos seguros de que todos saldremos doloridos de esta pandemia, pero más solidarios y humanos que nunca.

¿Ya conoces nuestra línea “Selección”? Te traemos un manjar gastronómico que no puede faltar en tu mesa a la hora del aperitivo. Es ideal para disfrutar de un momento de desconexión o para una reunión entre amigos: el Lomo Castro y González “Selección”. ¿Estás listo para sumergirte en cada uno de sus matices? ¡Vamos allá!

Génesis de nuestro Lomo Castro y González “Selección”

Cuando tengas este producto en tus manos, puedes tener la certeza de que proviene de los mejores cerdos ibéricos, de la raza más pura, controlada genéticamente bajo los más estrictos controles. Ese es el primer paso de todo producto Castro y González, y el pilar fundamental para que cada pieza presente una buena infiltración de grasa dentro del músculo.

La montanera, una infinidad de experiencias únicas

Cuando los cerdos ibéricos de Castro y González experimentan la montanera, un periodo que inicia en octubre y se extiende hasta febrero, disfrutan de la infinidad de recursos naturales de nuestras dehesas. Es en este periodo cuando nuestros ejemplares “Selección” se nutren de los brotes, raíces y algunas bellotas que encuentran a su paso, una alimentación que solo está completa con los cereales de la más alta calidad.

Durante la montanera nuestros cochinos se alimentan de forma abundante. Pero también se mueven activamente y recorren nuestras dehesas en libertad, lo que nos permite obtener un producto final de excelente calidad. Sabemos que solo así es posible que cada matiz que aportan nuestras dehesas destaque en nuestra línea “Selección”.

Adobo y tradición

La mejor materia prima es el punto de partida de nuestro Lomo Castro y González “Selección”. Ahora, es un secreto familiar el que, a través de la mezcla perfecta de hierbas naturales y especias, realzará su sabor inconfundible. Esta combinación se asentará aún más tras un proceso de secado natural, que se extenderá durante meses, y que tiene como objetivo impregnar la pieza con todos sus matices característicos.

Al final de este proceso, el Lomo Castro y González “Selección” ofrece un aroma a campo, un sabor dulce y ligero al paladar, con un color rojo burdeos con vetas blancas, finas y alargadas. Un placer que se saborea mejor cuando se comparte con familia o amigos.

¿A qué esperas para probar este manjar gastronómico? ¡Visita nuestra tienda online y recíbelo en tu casa en cuestión de días!

¿Pensabas que comer delicioso no era compatible con tu rutina de ejercicio? El Jamón de Bellota 100% Ibérico Castro y González es un gran aliado para tu rutina deportiva. Y es que, contrariamente a lo que piensa la mayoría, este alimento está repleto de nutrientes que tu cuerpo agradece, tanto antes como después de hacer actividad física. ¡Es el complemento ideal para los deportistas!

Antes que nada, es importante destacar que el jamón de bellota lleva un proceso muy diferente al del resto de los jamones del mercado. Los cochinos de Castro y González cuentan con la genética más pura, por lo que el alimento ingerido en libertad en nuestra dehesa se procesa adecuadamente y todas las propiedades de la bellota se infiltran en la fibra. ¿El resultado? Una textura untuosa, un sabor único y los más altos valores nutricionales. A continuación, te descubrimos las ventajas de consumir este alimento:

Es rico en hierro

El jamón de bellota es fuente de hierro, una vitamina necesaria para la producción de glóbulos rojos, los encargados de transportar oxígeno a todo el organismo. Muchos expertos recomiendan ingerirlo con un zumo de algún cítrico, ya que la vitamina C facilita su absorción.

Aporta otras vitaminas y minerales esenciales

El zinc, el fósforo y el potasio presentes en este alimento, ayudan a recuperar las sales minerales que se pierden a raíz del desgaste físico. Además, favorece la oxigenación sanguínea y la recuperación muscular.

La vitamina B, junto a los aportes nutricionales mencionados anteriormente, forma un cóctel ideal para retrasar la sensación de fatiga durante el ejercicio y aumentar al máximo la resistencia física.

Es una excelente fuente de proteína

Cuando un deportista realiza su rutina, incrementa el gasto de proteínas, que son, ni más ni menos, las responsables de generar energía. Además de reponer ese déficit, el jamón de bellota es el complemento ideal para los deportistas que tengan como objetivo ganar masa muscular.

Aumenta el colesterol bueno y reduce el malo

Su consumo favorece el aumento del colesterol bueno (HDL) y una reducción del colesterol malo (LDL), ya te lo hemos contado en este artículo. Esto ha conseguido que el jamón de bellota 100% ibérico se ganara la recomendación de muchos profesionales de la salud en todo el mundo. Así lo indica un estudio de la Unidad de Endotelio y Medicina Cardiometabólica del Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

¿A qué esperas para incluir este superalimento en tu plan alimentario? ¡Consíguelo en nuestra tienda online!

¿Cuántos platos de comida ves al día en Instagram? Hoy, la experiencia del comensal trasciende el aquí y ahora: ya no se trata solamente de disfrutar un plato fabuloso y apetecible. Algunos dirían que la experiencia solo está completa cuando se la comparte con cientos de personas a través de las redes sociales. Es que somos cada día más conscientes del aspecto de la comida y, por eso, ¡la cocina se reinventa en Instagram!

El valor de la experiencia única…y compartida

Es la generación millenial la que más se identifica con esta tendencia. Es decir, aquellas personas nacidas entre los comienzos de los años ochenta del siglo pasado y los últimos noventa. Sin embargo, es una tendencia que se filtra a otras generaciones. Son muchos los que disfrutan de comer algo delicioso, pero que igualmente sea digno de ser retratado, fotografiado, comentado y, por supuesto, likeado.

Compartir lo que comemos se ha vuelto una moda (y casi un ritual): al punto que a veces pareciera que una comida especial no puede empezar sin tomar primero una fotografía del plato y compartirla en redes sociales.

Comer por los ojos

Hasta un aperitivo en la comodidad del hogar se vuelve lo suficientemente “instagrameable” como para dar a conocer a todo el mundo el deleite que se está a punto de devorar y disfrutar. La cocina nos ha vuelto a enamorar. Puede que los culpables sean los concursos televisados y mundialmente conocidos (como los famosísimos Top Chef y Masterchef España), la inmediatez de las redes sociales o el movimiento foodie. Sea cual sea el motivo, hemos recobrado el interés por la cocina y nos sentimos especialmente orgullosos cuando compartimos nuestra obra de arte con el resto del mundo. 

¿Qué nos indica esta tendencia foodie?

Principalmente, nos habla del valor que le otorgamos a los placeres inmediatos, además del gusto por experimentar y la necesidad de buscar nuevas sensaciones. Por eso, la comida está cada vez más presente en nuestra vida y comenzamos a tratarla a través de un filtro particular de disfrute cotidiano. Después de todo, disfrutar de la vida significa también disfrutar de la comida.

¿Qué opinas? ¿Para ti un plato también se saborea mejor cuando se comparte en redes sociales?