Quienes prueban unas lonchas de un Castro y González “Selección”, perciben en su aspecto unas características que les recuerdan a nuestro Jamón de Bellota 75% Ibérico Castro y González. ¿Cómo es esto posible? En este artículo te contamos las características de un jamón que promete hacerte viajar a nuestras dehesas. 

El punto de partida

Nuestro Jamón “Selección” parte de la genética más cuidada de nuestros ejemplares 75% ibéricos. Como verás, es exactamente el mismo animal que utilizamos para elaborar el Jamón de Bellota 75% Ibérico Castro y González, una de nuestras líneas más exclusivas (además del Jamón de Bellota 100% Ibérico Castro y González, claro). Esto explica, en parte, la similitud en la apariencia de ambos jamones. Sin embargo, a partir de los 2 años de vida, los cochinos vivirán estilos de vida muy similares, pero se diferenciarán en un aspecto crucial: la alimentación.

Pastos, la mejor selección de cereales…y algo más

Como sabes, la alimentación a base de puras bellotas es uno de los requisitos que debe cumplir un gran Jamón de Bellota. El Jamón Castro y González “Selección”, en cambio, se elabora a partir de cochinos que han sido alimentados a base de pastos, cereales de alta calidad, y todos los recursos de la dehesa, incluida la bellota, si bien no ha alcanzan su peso óptimo solo a base de este fruto.

Un estilo de vida único

Al igual que los cochinos con los que elaboramos nuestros Jamones de Bellota, los “Selección” también disfrutan de la buena vida. Suelen tomar largos paseos por la dehesa, frescos baños en nuestras charcas y dejarse llevar por la paz del entorno, lo que usualmente acaba en una siesta bajo la sombra de alguna de nuestras encinas.

Un producto final superior

Las características que aporta esa alimentación, la genética y el estilo de vida del animal, se potencian con el saber hacer de la familia Castro y González. Después de un exhaustivo análisis de las piezas, controles de PH, temperatura y grado de grasa, los jamones atravesarán un proceso de curación mínimo de 36 meses, monitoreado por los maestros jamoneros más exigentes.

Una vez estés frente a un Jamón Castro y González “Selección”, te llamará la atención una pezuña negra y gastada por los largos paseos en la dehesa. Verás cómo su parte grasa es ligeramente más oscura que la de los Jamones de Bellota Castro y González y que la proporción de ésta es menor, dotándolo de un bouquet más suave, aunque dispuesto a transportarte directo a nuestras dehesas. Una obra maestra que querrás tener siempre a mano para darte la buena vida.

¿Te atreves a vivir la experiencia Castro y González “Selección”? Recíbelo en solo unos días en la comodidad de tu hogar.

El cerdo ibérico es una insignia de nuestra tierra. Su origen se remonta a una de las culturas que más huellas dejó en nuestro país: la fenicia. Al parecer, fueron ellos quienes introdujeron los cerdos en la Península Ibérica y los cruzaron con el jabalí, un animal salvaje oriundo de nuestros paisajes. Esta nueva especie se desarrolló a lo largo de los años y, con la ayuda de expertos en genética, innovación y desarrollo, se consagró como uno de los animales más nobles de la región. ¿Qué conoces acerca de él? Te compartimos tres curiosidades del cerdo ibérico ¡que no sabías!

Son grandes amantes de la buena vida

La vida del cerdo ibérico, especialmente el cerdo de raza pura ibérica en montanera es puro placer: disfrutan de largos paseos por nuestras dehesas y hasta toman de vez en cuando una siesta a la sombra de nuestras encinas y quejigos. Es un momento crucial en la crianza del cerdo porque es entonces cuando ganarán aproximadamente el 50% de peso final. En promedio, beben hasta 50 litros de agua al día y comen entre 8 y 12 kilos de bellotas, además de tiernos brotes, raíces y setas. ¡Imagina que durante la montanera cada cerdo dispone de entre 2 y 3 hectáreas!

Son comensales exquisitos

Contrariamente a lo que se piensa, esta raza de cerdo es muy exquisita con lo que se lleva a la boca. Aman las bellotas por encima de todo, pero no cualquiera de ellas. En función del árbol del que provienen, algunas son más amargas, otras más dulces… Por eso, hacen honor a sus ancestros y utilizan su increíble olfato de animal salvaje para rastrear los frutos más tiernos que se hallan en nuestras dehesas. Otro dato curioso es que, una vez hayan localizado su objetivo, se toman el trabajo de dejar de lado la cáscara para comerse únicamente el interior del fruto.

Realizan mucho ejercicio

Un cerdo ibérico es capaz de recorrer hasta 14 kilómetros de dehesa al día en busca de sus bellotas preferidas. Este continuo movimiento, sumado a la genética del animal y a una alimentación a base de bellota, son la combinación perfecta para que las propiedades de este fruto penetren en la fibra, impregnando la carne con propiedades nutritivas, aromas y sabores inigualables.

¿Te han sorprendido estas curiosidades del cerdo ibérico? ¡Descubre más detalles sobre su vida en montanera aquí!

Son escasos y muy valorados. Degustarlos es una experiencia sin igual. Los restaurantes y tiendas gourmet más exclusivos del mundo no escatiman a la hora de seleccionar estos productos únicos para ofrecer a sus clientes una experiencia inolvidable. ¿Cuál de ellos te gustaría probar?

Caviar de Beluga

Esta delicia se obtiene del esturión beluga, una especie nativa de las cuencas de los mares Caspio, Negro y Adriático, que estuvo cerca de la extinción y ahora está en proceso de recuperación. Al año, se capturan muy pocos ejemplares para extraer las huevas, por lo que el caviar de beluga es un producto gourmet sumamente escaso y valorado. Tan valorado que encabeza el ranking de los mejores caviares del mundo y es también el más caro de todos, alcanzando cifras astronómicas.

Trufa blanca

La trufa blanca es considerada una auténtica “joya silvestre” que crece de forma salvaje en la zona del Piamonte italiano. Cada año, los mejores restaurantes del mundo se disputan una porción de este producto, con el anhelo de incluirlo en uno de sus platos más destacados.

Su precio es desorbitante. Tanto es así que este producto tiene su propio récord: un japonés llegó a pagar 100.000 euros por solamente dos trufas blancas. Y tú, ¿cuánto darías por un par de lascas de esta delicia?

Carne de Kobe

Famosa por su sabor, ternura y textura marmórea, la carne de Kobe pisa fuerte en el ranking internacional de productos gourmet. Esta delicia proviene tan solo de toros castrados de la raza negra japonesa, criados de la prefectura de Hyogo, bajo unos estrictos criterios de calidad.

Antes de comercializarse, los cortes se someten a una inspección que determina su grado de calidad, con unos criterios mucho más exhaustivos que los de Europa. Se evalúa en detalle la infiltración de grasa, el color, el brillo, la firmeza y la textura, y se catalogan en torno a 15 calificaciones. La calidad más exclusiva es la A5, que ronda los 350 euros el kilo.

Jamón de Bellota 100% Ibérico

Una tendencia gastronómica cada vez más extendida es el Jamón de Bellota 100% Ibérico, una delicia gourmet que no puede faltar en las mesas más exclusivas, especialmente si es Castro y Gonzalez. El buque insignia de la cocina española cautiva a todo el planeta, con sus aromas, matices y untuosidad inconfundibles.

Las características organolépticas de estos jamones no son más que el fiel reflejo del ambiente donde se gestan: la dehesa, un regalo de la naturaleza típico de la Península Ibérica. En ese ecosistema, los ejemplares más puros crecen en libertad y se impregnan de las propiedades de la bellota, monitoreados constantemente por manos expertas.

Una cultura que recientemente se ha rendido ante el Jamón 100% Ibérico de Bellota Castro y González es la china, que valora especialmente el arte que hay detrás de cada pieza, el sabor a frutos secos y el ritual del corte de jamón. ¿Ya has probado nuestra línea más exclusiva? Haz clic aquí.

¿Eres un amante de la vida saludable? A continuación, te acercamos los productos Castro y González que, consumidos con moderación, aportarán grandes beneficios a tu dieta y te permitirán disfrutar de un alimento tan delicioso como nutritivo.

Jamón de Bellota 100% Ibérico Castro y González

Nuestro Jamón de Bellota 100% Ibérico te cautivará con sus pinceladas de frutos secos y un retrogusto largo y placentero que concreta aún más la experiencia de degustar esta obra maestra de la naturaleza. Pero no todo es sabor: es altamente saludable. De hecho, es el complemento ideal para los deportistas, ya te lo contamos en este artículo.

Eso se debe a que aporta ácido oleico, una grasa saludable que reduce el colesterol malo y aumenta el bueno, proteínas, minerales como magnesio, zinc y calcio, y vitaminas de la B1 a la B6. Además, una ración de 100 gramos de Jamón de Bellota 100% Ibérico Castro y González contiene un aporte de 304 kcal, por lo que su consumo de forma moderada puede incluirse en dietas hipocalóricas o cetogénicas.

Consúmelo sin remordimientos, es un alimento exquisito de un valor nutricional increíble e indicado por nutricionistas. ¡Y no le quites la grasa! Entérate de sus beneficios.

Paleta de Bellota 100% Ibérica Castro y González

Déjate llevar por el color uniforme y brillante con vetas de grasa nacarada de nuestra Paleta de Bellota 100% Ibérica Castro y González, ¡también es saludable! Es el preludio visual de un sabor acentuado a bellota, un aroma dulce, marcado e intenso, y una pieza que puedes incluir en tu dieta sin salirte de los buenos hábitos alimenticios.

Al igual que en los demás productos mencionados en este artículo, además de su aporte de vitaminas, mineras y antioxidantes, este alimento puede introducirse en la dieta sin incrementar los niveles de triglicéridos y su aporte nutricional es considerable, gracias a su alto contenido en polifenoles y ácido oleico.

Lomo de Bellota 100% Ibérico Castro y González Premium

El Lomo de Bellota 100% Ibérico Castro y González es una de las partes más nobles del cerdo ibérico. Esto se debe a que es un corte prácticamente magro, en el que prevalecen las grasas insaturadas. A su vez, esta grasa está repleta de beneficios de la bellota, que se infiltran en la fibra gracias al estilo de vida y genética cuidada del animal.

Además de presentar un sabor y aroma intenso, los especialistas en nutrición coinciden en que este embutido, consumido con moderación, es una excelente fuente de proteínas, aminoácidos esenciales, sodio, hierro, calcio, potasio, yodo, zinc, magnesio, fósforo y vitaminas del grupo B. 

¿Estás listo para disfrutar de la vida saludable? ¡Píde estos productos en nuestra tienda online y recíbelos en unos pocos días!

Sin duda, la montanera es el momento del año que más nos entusiasma. Es el periodo en el que nuestros cerdos 100% ibéricos, de la genética más cuidada, campean por nuestras dehesas hasta impregnarse de todos los beneficios de la naturaleza. Entre estaques y pastos, nuestros cochinos atraviesan la fase de engorde natural nutriéndose de las más tiernas bellotas y pastos frescos. ¿Qué sabes acerca de este fascinante período?

Nuestros cochinos

La montanera es un periodo que se extiende de octubre a febrero, en que admiramos el lado salvaje de nuestros animales. Además de disfrutar de largas caminatas, retozar a la sombra de nuestras encinas y refrescarse en el fango, la característica que más los caracteriza es su amor por las bellotas, un fruto repleto de nutrientes indispensables para la salud. Durante la montanera, los cochinos llegan a consumir hasta 12 kilogramos de bellotas por día, engordando así un promedio de 65 kilogramos.

Su genética, un aspecto que valoramos y cuidamos especialmente, hace posible que todas las propiedades de la bellota se infiltren en la fibra. Así, el Jamón de Bellota 100% Ibérico Castro y González se convierte en un cóctel saludable ampliamente recomendado por los expertos en nutrición. Es un alimento rico en proteínas, vitaminas, minerales y ácido oleico. Este último, contribuye a un aumento del colesterol bueno (HDL) y a una reducción del colesterol malo (LDL). Te lo contamos con más detalle en este artículo.

El ser humano y naturaleza: tándem perfecto

La dehesa, el entorno natural del cerdo ibérico, fusiona lo mejor de dos mundos. Este ecosistema complejo, ni silvestre ni cultivado, es un espacio donde la naturaleza y el ser humano conviven en perfecta armonía, junto a la agricultura, la silvicultura y el pastoreo. De ese modo, se crea un sistema singular y de sofisticado equilibrio, un bosque humanizado que combina armoniosamente el trabajo del hombre y la riqueza de la naturaleza, pastos, matorrales, estanques, setas y árboles centenarios cuidadosamente atendidos por las manos más pacientes y expertas.

Año a año, pendientes del cielo

Además de la diversidad de recursos, la dehesa tiene otra particularidad que la hace única: es caprichosa. Sí, por más que nos dediquemos intensamente a cuidarla, como a través del desmoche y olivados de sus especies vegetales, no nos ofrece el mismo paisaje todos los años.

Un factor fundamental es la climatología: la lluvia debe caer en el momento exacto, antes de que las bellotas caigan al suelo de nuestras dehesas. Si no llueve, la bellota no crece como debería. Además, si cae una helada en el momento de la floración, que suele ser en mayo, el fruto podría verse afectado. Pero las heladas no son el único problema. Si durante los meses de verano el calor es muy intenso, el proceso de maduración se acelera y las bellotas pierden calidad. Lo mismo ocurre con otros recursos, como la cantidad y calidad de pasto fresco y las setas que pincelan nuestras dehesas.

Como ves, cada montanera es única, al igual que cada uno de nuestros jamones. ¡Visita nuestra tienda online!

La montanera es para nuestros cochinos un tiempo de libertad, relax y disfrute. Ellos aman, por encima de todo, las bellotas de las encinas, los robles y alcornoques que pueblan nuestras dehesas. Las comen sin límites, lo que permite que las propiedades de este fruto se impregnen en cada fibra del animal. Pero, ¿Sabes cómo influyen esas características en la calidad de nuestros productos? En este artículo te lo contamos todos los detalles sobre la bellota de nuestras dehesas, la protagonista de la montanera.

El resultado de un trabajo conjunto entre hombre y naturaleza

La montanera es un momento del año que nos entusiasma en particular. Se extiende de octubre a febrero y se desarrolla en un entorno único: la dehesa. Es el momento en el que nuestros árboles nos devuelven los meses de cuidados, en los que desmochamos nuestras variedades más viejas y plantamos nuevas, además de sembrar nuevos pastos para oxigenarlos. Después de tanto trabajo dedicado, la naturaleza nos regala abundantes bellotas de la más alta calidad. ¿Ya conoces nuestra encina de más de 600 años?

Energía pura para nuestros cochinos

En montanera, los cochinos alcanzan a consumir hasta 12 kilos de bellotas al día, que combinan con otros recursos de nuestras dehesas, como pastos frescos, raíces y setas. También aportan minerales, como fósforo y calcio. Las bellotas suponen un cóctel de energía para nuestros cochinos, que corretean sin cesar en busca de más y más frutos.

Su aporte más valioso: la grasa saludable

Ahora bien, una bellota contiene más de un 60% de ácidos oleico, lo que contribuye a que la grasa de este animal sea especialmente saludable. Ten en cuenta que el aceite de oliva virgen extra presenta un 72% de ácido oleico. Pero el ácido oleico no es la única grasa presente en la bellota: también aporta un 16% de ácido linoleico (un ácido graso omega 6) y un 15% de ácido palmítico, componentes también presentes en el AOVE. En definitiva, podemos afirmar que el aporte de ácidos grasos de la bellota y del aceite de oliva virgen extra es muy similar.

Las características singulares de la raza ibérica hacen que los ácidos grasos presentes en la bellota se absorban muy bien, tanto a nivel subcutáneo, intermuscular como intramuscular. Por eso, la próxima vez que veas la grasa en uno de los Jamones de Bellota 100% Ibéricos Castro y González, ¡no se la quites! No te pierdas ni un poco de sus sabores, aromas y texturas, y benefíciate de sus enormes propiedades nutricionales. Haz clic aquí para leer más sobre este tema.

Hemos recibido muchas consultas acerca de la conservación de los embutidos Castro y González. Como sabes, el calor, el frío y el nivel de humedad pueden afectar a las propiedades organolépticas del producto significativamente. Cada embutido Castro y González es el resultado de un cuidado minucioso en cada parte del proceso y de un saber hacer que se traslada de generación en generación. Para que el aroma, sabor y textura de ese embutido Castro y González que acabas de comprar se preserve hasta el último bocado, te acercamos las recomendaciones de una familia que se dedica hace más de 100 años a elaborar los mejores productos Ibéricos de Bellota. ¡Disfruta de un increíble bouquet hasta el último bocado!

Consejos para potenciar la experiencia Castro y González                                                                                                                            

Si acabas de recibir tu pedido Castro y González y decides guardarlo para una ocasión especial, el sitio ideal para almacenarlo es la nevera. Al momento de la degustación, retira el embutido y déjalo reposar durante 30 minutos a temperatura ambiente. Ten en cuenta que la temperatura óptima de consumo es entre 23° y 25°. Pasado ese tiempo, quita al producto de la bolsa de vacío y córtalo a gusto.

Otro aspecto a tener en cuenta es que la forma en la que decidas cortar el embutido influye en su degustación. ¡Prueba cortándolos en finas lonchas y en taquitos para ver la diferencia! En el caso del Salchichón “Natural” Castro y González, por ejemplo, recomendamos que se corte en tacos. De esta manera nos aseguramos de que los aromas y sabores exploten en el paladar con mayor intensidad.

Si después de haber disfrutado de un momento Castro y González tienes la suerte de que te sobre un poco de embutido, no lo vuelvas a colocar en su envuelta. Primero, cubre la zona que haya quedado descubierta con papel film. Luego, colócalo sobre un plato, dentro de una fresquera o tupper y llévalo a la nevera.

¡Mi pieza se cubrió de moho! ¿Qué hago?

El hecho de que se haya cubierto de moho no significa que el producto se haya echado a perder. De hecho, forma parte del proceso natural de curación. Lo que si debes procurar es retirarlo antes de la degustación. Puedes usar un paño (que no suelte pelo) empapado en aceite de girasol para frotar la superficie afectada, hasta eliminar el moho por completo. Déjalo reposar unos días a temperatura ambiente, ¡y listo! Otra opción que puedes poner en práctica es darle unas pinceladas con manteca de cerdo, tal como hacemos con nuestros jamones.

¿Qué te parecen estas recomendaciones? ¡Ya estás listo para vivir la experiencia Castro y González!

Nuestro estilo de vida no puede ser un impedimento para disfrutar de un momento único y, como hemos aprendido en estos largos meses de restricciones, siempre es buen momento para darse la buena vida, incluso en nuestro hogar. ¿Qué productos sueles tener a mano para disfrutar de un momento único? Te proponemos tres productos gourmet que no pueden faltar en tu cocina.

Jamón de Bellota 100% Ibérico Castro y González

El jamón es una insignia de la cocina española y el resultado de una larga tradición en torno al mundo del cerdo ibérico. Disfrutar unas finas lonchas de Jamón de Bellota 100% Ibérico Castro y González siempre es una fiesta, especialmente en la mejor compañía. Para que nunca te falte esta delicia, puedes adquirir una pieza y conservarla en un lugar fresco y seco. ¡Descarga nuestro e-book para aprender a cortar jamón como un maestro cortador!

Si prefieres una alternativa más práctica y fácil, siempre puedes decantarte por nuestros blísters exclusivos de Jamón de Bellota 75% Ibérico  Castro y González cortado a mano, envasados al vacío y presentados en nuestro estuche “Momentos para disfrutar”.

Salmón ahumado

Es imprescindible en las mesas de alta cocina y un must de los amantes de los sabores exclusivos. El salmón ahumado se luce tanto sobre una tosta como siendo protagonista en recetas más elaboradas. Mira sino este carpaccio de salmón con melón, un plato de esta delicia y una copa de vino blanco. No hace falta nada más.

¿Nuestro favorito? El más prestigioso del mundo: el salmón ahumado Balik. De los Fiordos Noruegos a tu cocina. Esta maravilla nace por primera vez en la Rusia imperial, en un momento en la que el arte de la gastronomía y la calidad de los productos era celebrada por la aristocracia.

Queso manchego

El queso es simplemente imprescindible. Y si tienes que elegir uno para disfrutar de un momento único, no puede ser otro que el manchego, que acumula más galardones en los grandes certámenes internacionales. El Queso D.O. Manchego Gran Reserva de Dehesa de los Llanos ganó el Premio al Mejor Queso del Mundo 2012 en el World’s Cheese Awards, además de otros muchos reconocimientos. Se trata de un queso de leche cruda de oveja, artesano, que cuenta con 9 meses de curación mínima. Pasado ese periodo, los sabores y aromas se tornan intensos, con gran persistencia en boca. Este queso gourmet apto para los paladares más exigentes ha cautivado a renombrados chefs, como Ferrán Adriá. ¿Conseguirá cautivarte a ti?

Hace ya unos meses que hemos lanzado la variedad de carnes frescas 100% de Bellota en nuestra tienda. La Presa, el Secreto y la Pluma de Bellota 100% Ibéricos Castro y González son cortes que aportan beneficios a la salud cuando son consumidos con moderación, ¿sabes por qué decimos que la Pluma de Bellota 100% Ibérica Castro y González no puede faltar en tu dieta?

Es una de las llamadas “partes nobles” del cerdo ibérico

Este corte fresco, muy sabroso al paladar, se ubica junto al lomo de cerdo. Un lugar privilegiado que le otorga una textura tierna y una calidad excelente, gracias a los extremos cuidados en la selección genética de los animales y un entorno natural que combina lo mejor de la naturaleza y de la intervención del ser humano.

La Pluma de Bellota 100% Ibérica Castro y González siempre ha estado en el menú de los foodies más exigentes, pero recientemente este corte ha comenzado a ganar territorio y se ha convertido en uno de los favoritos de quienes disfrutan de crear momentos únicos en la comodidad de su hogar. Ya sea a la plancha o a la brasa, nuestra Pluma de Bellota 100% Ibérica brilla por sí sola y no necesita salsas o ingredientes extra para destacar su increíble bouquet.

Es rica en vitaminas y minerales

Además de ser fuente de proteínas, la Pluma de Bellota 100% Ibérica Castro y González es rica en vitaminas y minerales. Entre las primeras encontramos tiamina, vitamina B6 y B12, rivoflavina y niacina, fundamentales para la composición de los tejidos de nuestro organismo. Por otra parte, entre los minerales destacan el zinc, fósforo, magnesio y potasio. Para garantizar el sabor a dehesa, sus propiedades y matices al máximo, envasamos al vacío y congelamos cada corte. ¿A qué esperas para incorporar en tu dieta la Pluma de Bellota 100% Ibérica Castro y González?

La tendencia llamada tablescaping o, en español, el arte de poner la mesa, invadió las redes sociales durante los meses de confinamiento. Fueron días duros que, además, nos han permitido reinventar los espacios, nuestras rutinas y nos han enseñado a disfrutar de las pequeñas cosas. Hoy, en medio de un momento en el que hacer un esfuerzo por comer en casa es más importante que nunca, rescatamos esta tendencia y analizamos su propuesta. Si la has pasado por alto, ¡aquí te contamos todo sobre ella!

¿En qué consiste el tablescaping?

El concepto es el siguiente: poner la mesa de manera elegante, planificada y atendiendo a cada detalle para transmitir un mensaje o crear un ambiente ideal para tus visitas. Imagina que del mismo modo que seleccionas los ingredientes perfectos para agasajar a tus invitados y elaboras una receta para sorprender, también te encargas de planificar cada elemento que estará sobre la mesa. Tiene sentido, ¿no?

Esto implica desde evaluar la paleta de colores, definir el estilo de tu mesa hasta reinventar viejos adornos que teníamos perdidos por la casa. El secreto está en dejar volar la imaginación y transmitir un mensaje. Si no puedes darte el gusto de gastar dinero en comprar finos manteles de lino, platos de sitio de ratán o candelabros extravagantes, puedes reutilizar un viejo florero, un frutero o la vajilla de la abuela, ¡y ya tienes una mesa con personalidad! Una oportunidad para ponerse creativos y jugar con los objetos que tenemos en casa.

Así comenzó esta tendencia…

Se dice que el tablescaping comenzó a gestarse en el 1700. Más específicamente cuando se realizaba una transición del servicio francés al servicio a la rusa. El primero era una práctica común en las familias aristocráticas y consistía en poner la mesa de una vez; mientras que, el servicio a la rusa consistía en decorar las preparaciones y llevarlas en carritos hasta la mesa o ubicarlas directamente sobre la mesa respetando los tiempos de los comensales).

En ese entonces, la forma en la que los alimentos se presentaban era tan importante como la vestimenta, el protocolo e incluso el éxito de una receta. Se trata, en otras palabras, de elevar la presentación de una mesa al mismo nivel que la preparación de la comida. En este sentido, el tablescaping revaloriza el término “poner la mesa” y lo dota de sentido, elegancia y detalles artísticos.

Para recibir invitados o para disfrutar con tu pareja o en familia, ¡esta tendencia tiene mucho que ofrecer! ¿Te animarías a adoptarla en las reuniones de fin de año?