Existen alimentos que por su composición debemos limitar su consumo, aunque no es necesario que los elimines del todo en tu dieta. Sólo controla la frecuencia con la que los tomas, el modo de preparación y la cantidad de los mismos.

Con estos consejos como guía, verás reflejado a corto y largo plazo en tu cuerpo y tu salud, los beneficios de adquirir buenos hábitos alimenticios.

– Disminuir el consumo de azúcar y sal. Los sabores podemos intensificarlos con limón, canela, vinagre, miel, según cada caso.

– Comer más alimentos ricos en fibra, frutas, vegetales y cereales. Su consumo disminuye el riesgo de padecer numerosas enfermedades.

– Desayunar balanceado y suficiente como primera y más importante comida del día.

– Comer cinco veces al día.

– Evitar picar entre horas, y en caso de que lo necesitaras, tómate una pieza de fruta.

– Beber al menos dos litros de agua al día, sin esperar a tener sed. El agua es un nutriente esencial para nuestro organismo. Mejor no sustituirla por refrescos o zumos.

– Evitar, siempre que puedas, las comidas preparadas. Sustitúyela por alimentos frescos.

– Disfrutar de la comida. Tómate el tiempo, sentado y relajado. Comer deprisa puede causarte problemas digestivos.

– Cocinar en casa ayuda en la selección de los puntos básicos de una dieta nutritiva y equilibrada, y si lo que comes es en familia, mucho mejor. Comer con los seres queridos en conversaciones agradables contribuye también a una buena digestión.

– Consultar las etiquetas de la comida que compras, teniendo en cuenta la fecha de caducidad, los ingredientes, la autenticidad y su conservación.

– Elegir carnes magras o de grasa beneficiosa, como es el pescado, el pavo, el pollo y el jamón ibérico Castro y González.

– Sustituir la mantequilla y manteca por aceite virgen extra, frutos secos, y aguacate, que son las grasas sanas.

– Modificar la forma de elaboración de alimentos, sustituyendo los fritos por, al vapor, a la plancha, al horno o cocidos.

– Beber una copa de vino al día, es el mejor antioxidante al organismo, teniendo en cuenta que proviene de la uva.

Y por último, muy importante a tener en cuenta, es dar prioridad a los alimentos que nos brinda la naturaleza.