El mundo relacionado con el té es fascinante, nos ofrece una multitud de propiedades para nuestro organismo realmente fascinantes y que además, nos otorga un abanico de sabores todos ellos exquisitos. El té rojo es una de las variantes más conocidas después del té verde. Es un diurético efectivo y  acompaña a distintos tipos de dieta, en general es considerado como un aliado de nuestra salud debido a las distintas propiedades que le acompañan.

Existen distintos maneras de consumirlo, tanto en infusión como en cápsulas, por si ni tenemos tiempo o no nos gusta su sabor.

Uno de los puntos diferenciadores en cuanto a sus propiedades radica en saber cómo elegir el té adecuado. Se trata de conseguir un té rojo de calidad natural como por ejemplo el de hebras y no los estándar de bolsitas que son de más baja calidad.

El te rojo es llamado el té de los emperadores, debido a que esta bebida es consumida desde hace siglos y forma parte de distintas culturas ancestrales y rituales milenarios.

El té rojo facilita la digestión ya que tiene la propiedad de promover la secreción de ácidos gástricos destacando el pu erh, variedad sometida a una doble fermentación o una fermentación más dilatada logrando así una mayor actividad quema grasa.

Distintos estudios dan fé de que el té rojo regula el colesterol, certificando tratamientos como el de la Universidad de Yunnan, enfocado a pacientes con enfermedades coronarias.

Otras propiedades que nos ofrece el té rojo son un aumento de la actividad del sistema nervioso, mejorando el humor y evitando estados depresivos, finalmente es ideal para estimular el sistema inmunológico. El té rojo es un excelente antioxidante el cual frena el envejecimiento prematuro celular, es bueno para la piel y alivia los dolores de cabeza. Existen muchas más propiedades, tanto es así que hoy en día aún se están descubriendo nuevos beneficios.

El té rojo contiene teína, por lo que no deberían tomarlo de una manera habitual las mujeres embarazadas, ni quienes sufren hipertensión, tampoco es adecuada su ingesta si se padece anemia o cualquier enfermedad relacionada con el hierro.