¿Existe un plato más sencillo de preparar y más refrescante? ¡No! Y además, a mi parecer, exquisito. Me encanta la mezcla ácida de la piña y el puntito salado del jamón.