En la edad media, las patas de cerdo se desangraban totalmente al igual que las de la carne de cordero de las carnicerías moriscas antes de salarse. El frío asentaba la carne seca y se dejaba reposar todo el año, aunque estos procesos muchas veces fueron interrumpidos por los enfrentamientos y guerras con los árabes.

Read More