Las semillas de chía tienen su origen en México, ya las consumían los aztecas y mayas dándoles el valor de superalimento. Son una fuente natural y mantiene un equilibrio perfecto en cuanto a ácidos grasos omega 3 y omega 6.