¡Qué receta más jugosa!

Se corta el lomo en tacos del mismo tamaño, de unos 3 o 4 centímetros. Cortamos la cebolla en juliana y se laminan los ajos.

Se pone en el fuego una sartén amplia, se cubre el fondo con aceite de oliva virgen extra y cuando está caliente se añaden los trozos de lomo, la cebolla y los ajos, luego se saltea todo junto a fuego medio durante unos minutos. Bajamos un poco el fuego y se deja hacer lentamente hasta que la carne y la cebolla están doradas.

Se vuelve a subir la fuerza del fuego y se añade el vino, mientras se va evaporando el alcohol, se adereza con un poco de sal y pimienta y una hoja de laurel.

Cuando el alcohol se ha evaporado, se cubre con agua templada y se deja hacer a fuego lento, hasta que la salsa se reduce y la carne está tierna. Se puede servir con puré de patatas y no puede faltar un buen pan para mojar en esa salsita.

 

Fuente: www.recetasdemama.es