Los ibéricos son indiscutiblemente los protagonistas de las mesas. Cuando llegan estas fechas navideñas nos estresamos por la cantidad de preparativos que tenemos que empezar a poner en marcha, los regalos que hay que comprar, las idas y venidas a las tiendas de alimentación para preparar los menús que tenemos en la cabeza.

Aunque siempre nos ocurre que vamos dejando todo para el final, algunos previsores van preparando los surtidos poco a poco. Al hacerlo de esta manera nos da tiempo a pensar en un abanico más amplio de opciones, el cual nos permitirá más variedad, sobre todo en el maridaje de los distintos platos.

Hay muchos productos, pero lo importante es la selección y la calidad, ofrecer menos producto pero de excelencia reconocida en estos días, es lo más adecuado.

Es el caso de los jamones y los embutidos, suelen escogerse los ibéricos.

Se suelen buscar los chorizos y salchichones ibéricos, lomo embuchado ibérico, paletas ibéricas, morcón ibérico entre otros productos. En esta misma oferta existe  la opción de poder comprar las piezas enteras, troceadas o lonchadas y envasadas al vacío, como es el caso de los ibéricos de Castro y González.

La combinación de los embutidos ibéricos es una forma segura de acertar en la elección del los entrantes, además de poder elaborar bandejas con otro tipo de productos comprados en la tienda como puedan ser quesos o patés.

Y es que en estas fechas lo que buscamos es sorprender a nuestros comensales, nuestra  gente más querida y que como no, se merecen lo mejor.