Los guisantes nos proporcionan unas propiedades excepcionales para la circulación de la sangre y para impedir la formación de placas. También disminuyen el colesterol malo, todo ello sumado a las propiedades vasodilatadoras, convierten a este alimento en un buen amigo de tu corazón. Un consumo habitual de este alimento previene sin duda enfermedades importantes como lo son la angina de pecho o el infarto de miocardio.

Son ricos en minerales y vitamina C, también en fibra y ácidos como la lecitina.

Los guisantes controlan el azúcar en sangre ya que de una manera gradual suministran glucosa a la sangre, esto es genial para las personas que sufren diabetes y necesitan estar controlando los periodos de hambre.

El consumo de guisantes es ideal en los regímenes de adelgazamiento ya que son saciantes y la sensación de hambre está más tiempo bajo control, y por ende ayuda a no comer en exceso ni fuera de horas.

Tienen un complejo y completo entramado de antioxidantes (alfacaroteno, betacaroteno, luteína, zeaxantina), que hace que este alimento sea muy bueno para la vista. Son una excelente fuente de hierro, fósforo, potasio y magnesio. Y contienen además zinc, cobre y un poco de sodio.

Total, que estas pequeñas esferitas mágicas de color verde son muy sabrosas, además  son ideales para el buen funcionamiento de nuestro organismo y con jamón Castro y González ya se convierten en una delicia.

Empecempos ya a incluir los guisantes en nuestra dieta.