Lo que hace a una dieta beneficiosa para nosotros es la combinación adecuada de alimentos con sus respectivos nutrientes con una variedad ajustada y equilibrada.

La dieta mediterránea es una de ellas, la cual incluye el jamón ibérico, un alimento natural que después de un proceso de curación artesanal podrá ser consumido, aportándole a nuestro organismo todas las propiedades que posee.

Entre estas propiedades está la importante fuente de proteínas tan saludables para nuestro organismo, especialmente para los deportistas y los que están en edad de crecer. La proteína del jamón ibérico es una proteína de alta calidad, unos 35 gramos de cada 100 son de proteína. Estos son unos valores muy elevados y lo saben los que siguen una dieta para hacer crecer el músculo y agradecen la fácil asimilación por nuestro organismo.

De fácil absorción por nuestro cuerpo está también el hierro y el zinc, que hacen que nuestro sistema inmune esté preparado. A todo esto le sumamos el aporte de vitaminas del tipo B, en concreto la B1, responsable del equilibrio en el cerebro, las células nerviosas y el corazón.  Y la B3 relacionada de manera directa con el crecimiento.

Como vemos, el sabroso jamón ibérico parece ser el mejor aliado para niños y deportistas.