Se han escrito infinidad de líneas sobre la combinación y maridaje entre el jamón ibérico y el vino. Durante siglos se ha creado una tradición por poso que hace que caminen juntos inevitablemente convirtiéndose en costumbre. Pero la gastronomía ha ido evolucionando durante este tiempo y más estas últimas décadas. Los gustos e ideas sobre el maridaje del jamón ibérico y los vinos del territorio español han variado.

A pesar de que sobre gustos no hay nada escrito, existen nuevos descubrimientos sobre este tema debido a la tecnología y los nuevos conocimientos científicos que hacen que rápidamente y desde un prisma aséptico se definan las propiedades organolépticas de cada uno de los productos en cuestión, clasificándolos y ordenando de una manera más especializada la combinación de sus características buscando el matrimonio perfecto.

Te ofrecemos unas recomendaciones para que puedas experimentar el disfrute que supone saborear un buen jamón ibérico de bellota y su compañero inseparable el vino.

El jamón ibérico marida bien con muchos vinos. Nosotros te recomendamos como punto de partida para tu disfrute los siguientes:

El fino y la manzanilla son excelentes compañeros de un buen plato de ibérico ya que su carácter generoso personal y su insistencia última plena y amplia realzan la textura del jamón y aumenta las sensaciones que este despierta en nuestro paladar.

El vino tinto joven y seco hacen presentes dos factores, los más densos con mucho poder que enmascaran finalmente el sabor de las lascas y los más suaves que pueden convivir perfectamente debido a la frescura de uno y la personalidad del otro.

Con los tintos reserva y gran reserva hay una continua pelea entre el intenso sabor de ambos en un vaivén del sabor de las antiguas barricas de roble y la grasa aterciopelada del ibérico de bellota, lo que hace que continuamente se esté decidiendo con cual recrearse.

No nos perdamos los recientes acompañantes como lo pueden ser los distintos tipos de cava. También queremos mencionar a las cervezas de final amargo alternativas al vino y últimas acompañantes de moda ya compañeras de nuestro jamón ibérico de bellota.

Aquí tenemos una larga tarea de catas que se supone grata y divertida. ¿Comenzamos?