Hace más de tres mil años que se descubrió el chocolate, 500 años más de lo que se creía hasta hace poco, lo revela un nuevo estudio, pero de igual manera su origen sigue siendo el mismo. Y es que se cree que el chocolate, según esta nueva fuente de información, fue descubierto por los indígenas de América Central cuando producían cerveza con la pulpa de las vainas del cacao y aprendieron a utilizar los desechos del proceso, del cual se elaboraba una bebida muy fuerte. Se tuvo que esperar unos 300 años más para que se empezaran a utilizar las semillas fermentadas del desecho para preparar una bebida no alcohólica que a pesar de tener un sabor amargo era muy apreciada. Este brebaje se servía en jarros especiales y se ofrecía en las bodas o fechas señaladas, en los análisis que se practicaron en estas jarras especiales se descubrieron ya restos de cacao.

En el s. XVI los conquistadores españoles llevaron la bebida de chocolate a Europa y ya en España los monjes cambiaron las especias y añadieron miel, azúcar y leche. La corte mantuvo como secreto de estado la preparación de esta bebida, pero como casi todos los secretos se fue filtrando hasta que llegó a Francia debido a la boda entre el Rey Sol y Mª Teresa de España, de ahí a Henry Nestlé y Daniel Peter quienes idearon y comenzaron a fabricar chocolate a partir de una crema con leche condensada.
Más tarde Rodolphe Lindt procesaría la mezcla dándole una textura más solida y haciendo que las tropas americanas en la 2ª guerra mundial lo utilizasen como alimento energético… y de ahí a nuestros días. Toda una aventura.