En plena temporada de resfriados es recomendable que tu sistema inmune esté en perfecto estado, la mejor manera de conseguirlo de una manera más natural es a través de la dieta.

Hay multitud de alimentos que nos pueden ayudar aportándonos los nutrientes que nos hacen falta.

Los más importantes son las frutas y verduras en general. Luego tenemos los yogures para mejorar la flora intestinal y reforzar las defensas, la miel por su contenido en sustancias antibacterianas, el limón especialmente por ser rico en vitamina C, las legumbres por contener zinc (mineral indispensable para el buen funcionamiento del sistema inmunológico).
La cebolla y el ajo crean una barrera natural al estar repletos de antisépticos. Los hongos y setas también son muy buenos aliados ya que aumentan la producción de citoquinas, que son células que combaten las infecciones respiratorias.

También debemos tener en cuenta los huevos y la carne por su aporte de hierro, como el jamón ibérico de bellota Castro y González, que además contiene un gran aporte de vitaminas del tipo B.